Buen balance de los avistajes de ballenas en Las Grutas

Las Grutas.-En una jornada con varios especialistas se explicó que la actividad, si bien no es suficientemente difundida como producto turístico, tiene positiva evaluación respecto de los cetáceos.

las grutas taller de avistaje responsable de mamiferos marinos organi
Foto Diario Rio Negro

El taller realizado en el balneario fue organizado por la Universidad del Comahue y la Asociación de Prestadores Náuticos.

A tres años del inicio de los paseos de avistaje embarcado de ballenas francas, un grupo compuesto por biólogos, economistas y expertos en turismo evaluó el impacto que la actividad produjo en la zona. Las conclusiones, que se compartieron en el marco de un taller que se llevó a cabo ayer en esta villa balnearia, fueron más que alentadoras desde el punto de vista del cuidado de la especie, pero no tanto acerca del aprovechamiento económico del producto.

Es que, según los datos que compartieron los especialistas, los cetáceos se muestran receptivos a los avistamientos. No se sumergen y desaparecen ante el arribo de las embarcaciones, sino que tienen, en su mayoría, una reacción neutral, y en gran medida favorable, porque se acercan a las naves. Este último comportamiento es el desarrollado usualmente por ejemplares solitarios o por parejas de dos animales, aunque ni las madres con crías ni los grupos de cópula, en general, se muestran evasivos.

Como contrapartida, desde el punto de vista comercial y del marketing los datos recabados reflejan que falta difusión del producto porque sólo un porcentaje muy bajo de los consultados sabía que se desarrollaba la actividad en la zona. La mayoría se embarcó al enterarse de la posibilidad, pero cuando ya había arribado al destino con la finalidad de pasar unos días de descanso. Los que realizaron los paseos, además, se mostraron complacidos con la experiencia, pero manifestaron que les hubiera gustado recibir más datos científicos de la especie y su conducta.

Cabe recordar que los paseos embarcados para avistar ballenas (que pueden verse junto a otros mamíferos marinos) se efectúan desde el 2012, mediante una experiencia piloto. La temporada de avistaje se extiende desde agosto hasta octubre, y el año pasado fueron 4 los operadores habilitados. Cada uno de ellos operó con 1 semirrígido, que podía salir con un máximo de 10 pasajeros por excursión. Ayer, la Universidad del Comahue y la asociación de prestadores náuticos realizaron un evento que contó con la presencia de las ministras de Turismo y Medio Ambiente provincial, autoridades locales, vecinos y alumnos.

Durante el encuentro, la bióloga Magdalena Arias, parte del grupo de observadores que efectúa un monitoreo de la actividad, compartió datos recabados durante tres meses del año pasado que aunque son preliminares permiten delinear el comportamiento de la especie.

Fuente: Diario Rio Negro