Autoridad del Medio Ambiente formuló cargos en contra de empresas Nova Austral y Aquaprotein

Punta Arena – De visita en Porvenir, el superintendente del Medio Ambiente, Cristián Franz procedió a formular cargos en contra de dos empresas de la región. Se trata de Nova Austral S.A debido a una serie de incumplimientos ambientales en su planta de la capital de la provincia de Tierra del Fuego, y en tres centros de cultivo de salmones: Cockburn 3, Cockburn 13 y Estero Staple; y de Aquaprotein debido a denuncias por malos olores.

En el caso de Nova Austral se detectó una serie de incumplimientos importantes, entre los que se encuentran: estructuras fuera del área de las concesiones de acuicultura otorgadas; no se dispone adecuadamente del material ensilado; existencia de estructuras no consideradas en los proyectos aprobados ambientalmente y el mal manejo de residuos peligrosos.

Lo anterior fue constatado tras una investigación que realizó la Red Nacional de Fiscalización (Renfa), organismo liderado por la Superintendencia del Medio Ambiente (SMA), en colaboración con el Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) y la Dirección General del Territorio Marítimo y Marina Mercante (Directemar).

Cabe destacar que la formulación de cargos es el inicio de un procedimiento sancionatorio por parte de la SMA. En tanto el infractor tendrá 10 días de plazo para presentar un Programa de Cumplimiento o cuenta con 15 días de plazo para formular descargos ante la Superintendencia, tras lo cual continúa el proceso en que se determinará sanciones para la empresa que incurrió en estos incumplimientos.

“A partir de este momento asume la investigación un fiscal instructor de la Superintendencia del Medio Ambiente, él tendrá que determinar jurídicamente la calificación de la infracción si es gravísima, grave o leve”, explicó Franz.

Aquaprotein

Sabido es que los vecinos de Porvenir estaban cansados de convivir con los malos olores que emitía la planta procesadora de Aquaprotein. Es por ello que la Superintendencia de Medio Ambiente formuló cargos contra la empresa.

Esta planta fue aprobada ambientalmente en abril de 2010 por la Comisión Regional del Medio Ambiente de Magallanes. Su resolución de calificación ambiental le permitía procesar residuos industriales sólidos y productos provenientes de la extracción pesquera y faenamiento de peces para elaborar ingredientes nutricionales.

Ya en agosto de este año, se realizó una inspección por parte de la Superintendencia, tanto en las instalaciones de la planta como también en la localidad de Porvenir. Esto en el marco de una denuncia remitida por la seremi de Medio Ambiente, además de los reclamos de los vecinos y de la alcaldesa Marisol Andrade, ambos requerimientos por olores molestos.

La inspección en terreno buscó verificar el cumplimiento de las exigencias relativas al manejo de olores de la instalación, en donde se elaboró un informe técnico con las principales infracciones de la empresa.

En este documento se señala el incumplimiento de obligaciones respecto a la higienización diaria de las instalaciones productivas, el manejo de materia prima en forma distinta a la establecida en la resolución de calificación ambiental del proyecto y la emisión de olores con notas ofensivas del tipo “cocción de pescado” de intensidades “fuerte” a “muy fuerte”, percibido en casas ubicadas en las cercanías de la planta y dentro del radio urbano de Porvenir.

“Hay un plazo de 10 días que dispone el titular para presentar un programa de cumplimiento o bien 15 días para formular sus descargos”, precisó Franz, agregando que si la infracción es considerada como gravísima arriesga hasta la revocación de la resolución de calificación ambiental, la clausura temporal o definitiva o una multa que podría llegar hasta los 8 millones de dólares.

FUENTE: La Prensa Austral