EPAS y Municipio se vuelven a cruzar por un desborde cloacal

Neuquén – Un desborde de cloacas en el centro, frente al CPEM 12, provocó un nuevo e insólito cruce entre el Municipio y el Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS). 

Tras reiteradas quejas de los vecinos por los malos olores, la comuna multó al organismo provincial. Los técnicos fueron a reparar la pérdida y comprobaron que era en un desagüe pluvial municipal. Ahora, directivos de la empresa neuquina quieren que la ciudad les devuelva la plata que gastaron en el arreglo.

El confuso entredicho comenzó con un reclamo de la comisión vecinal del Área Centro Este y la dirección del CPEM 12 por lo que consideraban una pérdida en el sistema cloacal del EPAS. De inmediato, el Municipio recogió el guante y envió dos inspectores a la esquina con el derrame, ubicada en Matheu y Brown. Los agentes enviaron un acta de infracción al ente, en la que lo acusan de provocar “un foco de infección”.

Desde el organismo acudieron al lugar y se encontraron con que la cañería obstruida pertenecía a un desagüe municipal. “Constatamos lo que ya preveíamos, que era una red pluvial la que estaba obstruida, lo que es ajeno al EPAS”, afirmó Martín Giusti, gerente de Redes del ente provincial. Explicó que “los vecinos sentían olor porque lamentablemente hay quienes hacen conexiones clandestinas a los pluviales para usarlos como red cloacal”.

“Como los vecinos nos seguían reclamando, pusimos dos camiones para destapar el pluvial, lo que nos implicó también tener que operar en la estación de bombeo que está en la escuela”, añadió.

El funcionario manifestó que tuvieron que actuar como “excepción”. “Expliqué la situación en el Municipio y no hicieron nada”, señaló, y dijo que ahora presentarán un descargo de la infracción y reclamarán que se les reintegre el gasto realizado.

Emiliano Sayago, presidente de la vecinal de Área Centro Este, comentó que “la idea no fue generar conflicto” y que esa pérdida llevaba bastante tiempo, ya que al asfalto “se lo está comiendo la humedad”.

Se invertirán $1,3 millones para poder desobstruir desagües

Desde el Municipio informaron que en los próximos días empezará la colocación de una tubería en el barrio Islas Malvinas para evitar la obstrucción de los desagües pluviales con sedimentos. Para la obra, que estará lista a fines de mayo, la comuna invertirá 1,3 millones de pesos.

Los trabajos estarán a cargo de la empresa Proeco y tendrán un plazo de 90 días para su ejecución.

El nuevo desagüe se colocará sobre la calle Batilana, entre República de Italia y Avenida del Trabajador, donde se instalará una tubería de polietileno de alta densidad de dos cuadras de extensión, que incluirá una “cámara desarenadora” para evitar que el arrastre de sedimentos provoque obstrucciones en el sistema pluvial.

“Lo que haremos es reemplazar la cañería existente, que es de 200 milímetros, por una de 750, además de generar un recorrido lineal que comience en una cámara desarenadora para filtrar los sólidos y que se una al conducto que viene por Avenida del Trabajador”, explicó Guillermo Monzani, secretario municipal de Obras Públicas.

Para los trabajos, según informaron desde la Municipalidad, se prevé la demolición del pavimento, la remoción del cordón cuneta y complementos que se vean afectados en la colocación de las nuevas cañerías. Estas modificaciones serán momentáneas dado que, una vez finalizada la obra, el sector será reacondicionado.

De esta manera, se piensa dar respuesta a un problema que existe y que muchas veces, por malas actitudes de los vecinos, acarrea serias complicaciones en la ciudad.

FUENTE: lmneuquén.com.ar