Inició en los primeros días de septiembre una nueva campaña de reforestación de lengas y guindos, la décima, y se extenderá hasta fines de octubre.
Luego de que un gran incendio afectara unas 1100 hectáreas en inmediaciones de Bahía Torito, se crea “Soy Parte del Bosque Fueguino”, una organización integrada por profesionales multidisciplinarios que desarrolló un proyecto ambiental con el fin de acelerar el proceso de recuperación natural de la flora autóctona, pero que además tiene como eje principal vincular a la comunidad para generar un verdadero sentido de pertenencia y valoración por el medio ambiente.
Sobre el desarrollo de esta décima campaña, dialogamos con una de las coordinadoras del proyecto, Loreto Fernández Génova, Guía de montaña y representante de la asociación que los nuclea en nuestra Provincia, quien comentó que “el plan original era que el proyecto terminara en esta campaña, pero para cumplir con el objetivo principal de los 200 mil árboles trasplantados vamos a generar una más, que será en marzo”.
Fernández Génova comentó además que “ya estamos llegando a los mil voluntarios que se vincularon con el proyecto, entonces creemos que otro de nuestros objetivos también está cumpliéndose, que básicamente es generar la valoración por el ambiente natural que nos rodea”. Además agregó que “durante el 6 y 7 de octubre y el 13 y 14, estaremos convocando a voluntarios particulares, y se extenderá hasta el 24 con diferentes instituciones tanto de Ushuaia como de Río Grande”.
Sobre los trabajos en el terreno, la coordinadora reveló que “estamos llegando a la margen oeste del Paso Beban, con la idea de generar islas de reforestación que a su vez serán semilladoras para el proceso natural de reforestación. Seguimos con la técnica de repique directo, identificando zonas donde extraer las plántulas a 10 km de la Ruta 3, para luego llevarlas en los botes que nos trasladan a Bahía Torito, y poder replantarlas. Utilizamos la misma dinámica que se utilizó desde el principio; donde además hacemos hincapié en la importancia de apagar correctamente un fogón. Llevamos unas 170 mil plantas trasplantadas con una tasa de supervivencia del 50%. Una de las problemáticas que están surgiendo es la reaparición del castor en la zona, que es una verdadera amenaza; si bien realizamos tareas de erradicación, es vital que desde el Estado provincial haya un manejo más intenso de la problemática en el sector”.
En relación a las actividades que realizan, la responsable del proyecto comentó que “además de las tareas que tienen que ver con las campañas en el terreno damos charlas en los colegios, nuestra idea es seguir trabajando con la gente de Río Grande y de la penitenciaría y preparándonos para hacer el cierre del proyecto con toda la comunidad para el 2019”.
Finalmente adelantó que una vez concluida esta etapa, el compromiso social no termina, sino que ya se está trabajando en futuros proyectos de “plantaciones masivas urbanas, porque el impacto que existe en la ciudad es muy grande y el objetivo es mejorar el espacio, además de generar conciencia”.
Aún quedan vacantes para participar como voluntario. Los interesados pueden a través de la página del Facebook “Soy Parte del Bosque Fueguino”.

Los métodos utilizados y sus alcances

Existe un plan estratégico diseñado por especialistas que utiliza la técnica de “repique directo”. Esta técnica tiene como primera etapa la identificación de zonas llamadas “bancos”: son áreas específicas donde se hallan ejemplares en etapa temprana; luego se trasplantan estos mismos en la zona afectada según un reticulado diseñado por biólogos y especialistas. Mediante este proceso se busca acelerar la recuperación natural de flora autóctona dañada.
La coordinación está a cargo de Asociación Argentina de Guías de Montaña (A.A.G.M.), y además de vincular personal técnico como guías de montaña, biólogos y diversas entidades, tiene un objetivo en el sentido social ya que cuenta con la participación de varios colegios, promoviendo el valor del trabajo en conjunto por un fin común, tan esencial como es respetar y cuidar el medio ambiente. En cada campaña se cuenta con la invaluable colaboración y participación de la gente de Bahía Torito, quienes aportan traslados, instalaciones y logística.
Cabe destacar que no sólo se trabaja durante estas dos estaciones, sino que además existen trabajos de difusión a través de charlas-debates en colegios o en eventos como el Festival Internacional de Cine de Montaña Ushuaia Shh; Pero, además, existieron varias ediciones de “El Bosque Vuelve a la Ciudad” promoviendo actividades de recuperación en zonas aledañas a Ushuaia.

Fuente: http://www.eldiariodelfindelmundo.com/noticias/2018/09/27/78915-ya-van-170-mil-arboles-trasplantados-en-bahia-torito